Lucia

Eran las cinco y media de la tarde de una 16 de febrero cuando ocurrió el milagro.

Asomando la manita antes incluso de dejarse ver, Lucía llegó a este mundo…

Con los ojos bien abiertos, la piel blanca y resplandeciente, Lucía respiró, llenó sus pulmones del aire de la vida, y lloró.

Lloró con todas sus fuerzas para dar la bienvenida, dejando claro que venía para hacerse notar.

Lucía de Andalucía, por la alegría de vivir…

Lucía de luz, de lucero del alba, de guía…

Lucía, simplemente tú, tan pequeña, tan querida…

Fuera hacía frío, y buscaba el cobijo y el refugio de la piel de su madre, el olor conocido del único hogar habitado.

El único hasta que fue descubriendo y reconociendo su nuevo entorno, su habitación decorada con osos amarillos, su muñeco cálido tierno y suave, las luces proyectadas, con suave melodía, para dormirse en la noche, acompañadas de la voz de las nanas de su madre, durmiendo en su regazo cuando el sueño vencía pero constaba dejarse llevar por su sosiego…

Y así pasaron los días, las semanas, los meses…, que fueron dejando paso a sus sonrisas, carcajadas, gorgoritos, primeras palabras, primeros pasos, titubeantes, miedosos, indecisos…

Pronto se dejó entrever que Lucía era diferente, especial…

Sensible en extremo, lloraba si en los dibujos animados algún protagonista sufría una caída.

Intuitiva y observadora, unía las manos de sus padres cuando de algún modo percibía disgusto en sus miradas.

Arrancando sonrisas y ternura en todos los que la rodearan…

Le costó aterrizar en un mundo que avanzaba a un ritmo demasiado rápido. Ella, sin prisas, ansiaba más tiempo, para avanzar despacio, para disfrutar del recorrido, pero el ritmo no siempre permite las pausas.

No fue fácil el camino, a veces se sintió o la hicieron sentir torpe, comparada con otras destrezas más evidentes a simple vista…

Pero lo que tal vez no sabían, era que todo lo que constaba mostrar fuera, era porque su energía la estaba haciendo crecer por dentro. Era ahí, en su interior, donde se gestaba  un optimismo creciente, una ilusión siempre desbordante, alimentada por una inocencia pura, la única capaz de vencer las más terribles batallas, derrotar dragones, malvados y monstruos, para repoblar los sueños siempre de valles y flores, de mil colores…

Y así fue como, siempre de frente, superó cada muro, cada montaña, cada obstáculo…, creyendo en sí misma, esforzándose en el empeño, “superando sus propios miedos”, como ella misma se decía.

Porque la meta no era el final, sino avanzar cada paso. Eso es lo que Lucía vino a enseñar a este mundo, su verdadera misión en esta vida…

Dieciséis años han pasado desde aquel 16 de febrero y hoy bella, alta y grande, por dentro y por fuera, e irradiando toda esa luz que la caracteriza, iluminada también por sus estrellas del cielo, camina firme a recoger el reconocimiento de todo ese esfuerzo de estos años. El primer premio alcanzado, de tantos otros que vendrán.

El orgullo más grande para todos los que tienen el lujo de tenerla en su camino…

Lucía, si algo te puedo desear de corazón, yo, que fui solo el medio para traerte hasta aquí, tu madre, a ti, que has siso y eres un regalo, es que no cambies nunca.

No dejes que las angustias, los miedos, las inseguridades y las envidias, te roben tu magia, porque esa misma magia de sacerdotisa sabia que tienes es la que hace falta para sacar adelante nuestro mundo, nuestras vidas, para aprender a ser mejores personas….

 

No, no viniste para aprender, viniste para enseñar.

Gracias por todo lo que hemos aprendido y aprendemos a tu lado…

Que la vida nos permita aún mucho más por compartir.

Te quiero, con admiración, con locura, con respeto. Te quiero libre, te quiero feliz, te quiero fuerte… Te quiero.

Con todo mi amor…

Tu madre.

3/06/2022

(Graduación 4º ESO)

 

Publicado por restebanh

Soy Fisioterapeuta y Psicologa y una apasionada de la lectura y la escritura. Empecé a escribir desde niña y uso relatos, cuentos, novelas..., como medio para llegar al interior de las personas que acuden a mis terapias. Para mi escribir es soñar con palabras y leer es viajar sin límites.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: